La vida de las abejas - Animales

viernes, 22 de abril de 2011

La vida de las abejas



Las abejas nacen de huevos que la abeja reina pone en uno de los alveolos. Si el huevo es fecundado será hembra; si no, será macho. La reina deposita un huevo fecundado en cada alveolo.

Las abejas sufren un proceso, llamado metamorfosis, que les hace pasar por diferentes etapas en su desarrollo. En esas fases, el cuerpo de la futura abeja cambia tanto que no parece la misma especie animal. De larva pasará a capullo, luego una ninfa, que se volverá crisálida y se abrirá a los 15 días. Durante todo el proceso se le alimentará a base de polen y miel.

Abeja

Los huevos que están destinados a ser futuras reinas están exclusivamente alimentados de jalea real. Hacen falta 21 días para que la larva real se convierta en una joven reina de hasta 18 mm de longitud. Los huevos no fecundados (futuros machos) son depositados en un alvéolo normal y reciben la misma comida que las larvas obreras. La metamorfosis es todavía más larga: los machos nacen al cabo de 23 días.

La abeja es un insecto social. Puede vivir en colonias compuestas por una reina, abejas obreras y zánganos, con una vida de cómo máximo 45 días. La abeja obrera se encarga de la limpieza de los alveolos, ventilándolos moviendo rápidamente sus alas. También se encarga de almacenar. Los zánganos son los únicos machos de la colonia. No son capaces de alimentarse por sí solos y no tienen aguijón, por lo que no aseguran la protección de la colmena,... sólo se utilizan para fecundar.

Desde finales de julio hasta finales de agosto podemos recoger la miel de las colmenas en las que se hace la cría de abejas. Pronto dedicaremos un artículo a explicar cómo podemos abordar nuestra propia producción de miel.


Ayúdanos a compartir esta entrada:
| Más